-->
   
  CLUB BATMAN SPAIN
  BANE
 


 BANE:

LA HISTORIA DE UN ETERNO CONDENADO

 

Por Jorge González Román

 

Si hay alguno de los oponentes de Batman que iguale su perseverancia y capacidad de superación, ese es Bane. Ejemplo de voluntad de sacrificio sin límites, este personaje nunca vacila a la hora de asumir los más inhumanos desafíos cuando se trata de mejorar para ser el más grande. Estas virtudes le convertirían en un auténtico héroe si no se combinaran con un irrefrenable odio hacia el mundo que le rodea, un mundo que le condenó desde antes de nacer. Un mundo que no le concedió jamás el derecho a la inocencia, y que, para él, no supone sino una gigantesca prisión por dominar.

Este personaje nace en atención a los deseos del editor de Batman en los años ´90, el histórico Dennis O´Neil. En sus planes para 1993, figura un acontecimiento que alterará radicalmente el status quo de Batman/Bruce Wayne, quien acabará obligado a abandonar su puesto como Señor de la Noche. Para que ello ocurra, es necesaria una derrota contundente, derrota que sólo podrá infringirle un personaje a la altura de la situación. Los dibujantes y guionistas de Batman tendrán como misión la creación del villano que deje fuera de juego al mismísimo Caballero Oscuro, y es así como, de la mano de Doug Moench, Chuck Dixon y Graham Nolan; surge Bane.



 

Su primera aparición se produce en el especial La Venganza de Bane, de enero de 1993, donde se relata su origen. En la isla de Santa Prisca, una nación casi medieval, un niño es condenado a prisión desde su nacimiento para pagar por los crímenes de su padre. Según crece, contempla de cerca la violencia extrema y la desesperación en la cárcel de Peña Duro, una de las más crueles del mundo. Ya adolescente, no duda en acabar con la vida de un preso que intentaba abusar de él. Así, el alcaide de la prisión decide abandonarlo a su suerte recluyéndolo en la más penosa celda del recinto, una especie de pozo infecto en que deberá permanecer aislado durante varios años. Este tiempo se convierte para el muchacho en una lucha por la supervivencia de la cual, ante el asombro del alcaide, logrará salir victorioso, tras finalizar el periodo de aislamiento. Su proeza se gana la admiración de todos los presos, y es ahí cuando nace la leyenda, cuando nace Bane.

A partir de ese momento, sus años de cárcel serán empleados en alcanzar la perfección física e intelectual, sometiéndose a extenuantes ejercicios con los que alcanza resultados abrumadores. Entretanto, en la prisión se aplica a algunos presos la toxina conocida como Venom/Veneno en dantescos experimentos a los que, tras varios fracasos previos, se decide incorporar a Bane. Éste parece responder al objetivo de crear un supersoldado de extraordinaria fuerza, objetivo que en la historia Veneno (Legends of Dark Knight #16-20) el doctor Randolph Porter ya perseguía, induciendo a Batman a tomar una toxina muy parecida a la ensayada con Bane. Así pues, este último fingirá su muerte durante el transcurso de las pruebas, en lo que resulta ser parte de un plan para posibilitar su huida junto a Bird, Trogg y Zombie, sus más fieles secuaces en prisión. Los deseos de grandeza de Bane le llevarán hasta Gotham City, la gran ciudad de la que ha oído hablar continuamente en su celda y ahora desea dominar. Un obstáculo se interpone en sus planes: Batman, el guardián y protector de la ciudad; un guerrero que se asemeja bastante a la criatura alada que le hostiga en sus sueños. Una criatura a la cual sabe que debe batir si quiere ser el más grande.

 



 

Una vez en Gotham, Bane decide explorar las habilidades del Señor de la Noche enviando contra él a un Edward Nygma hipertrofiado, previamente drogado con la toxina Venom. Tendrá tiempo además para medir sus fuerzas contra Killer Croc, quien acabará lisiado tras una pelea. Es en Batman#491 cuando por fin comienza la macrosaga Knightfall, y Bane pone en marcha su plan maestro para acabar con el Caballero Oscuro, atacando Arkham Asylum y liberando a todos sus internos. La ola de crímenes ocasionada dejará exhausto a un Batman ya enfermo, circunstancia que Bane aprovechará para darle el golpe de gracia. Sus grandes capacidades deductivas desarrolladas en la cárcel le permiten averiguar la identidad secreta de Batman, de manera que una noche se presenta en la Mansión Wayne para atacar a un Señor de la Noche al límite de sus fuerzas. En Batman#496, Bane le parte la columna y arroja su cuerpo inerme a las calles de Gotham proclamando su victoria absoluta. La conquista del bajo mundo se revela ahora como una tarea no demasiado difícil. Sin embargo, el recién llegado Azrael asume el manto del murciélago y, en Batman#500, tras colocarse su nueva armadura, se enfrenta a Bane demostrando su imparable fuerza. Al final, Batman-Azrael debe reprimir los instintos asesinos que le impone el Sistema que le controla para no acabar para siempre con Bane.

Posteriormente, tras su derrota, volveremos a ver a Bane en un estado casi catatónico en el número #4 de la por entonces nueva serie regular de Catwoman. Tras una aventura de ésta por la isla de Santa Prisca, se revela que el padre de Bane podría ser el gobernante llamado “Jefe del País”.



 

En octubre de 1995, vemos de nuevo a Bane en el especial El Regreso de Bane/La venganza de Bane 2, en una gran historia de Chuck Dixon y Graham Nolan. Los creadores del villano se reúnen una vez más para mostrarnos a un Bane recluido en la prisión de Blackgate que no es sino una sombra de lo que fue, en un patético estado físico y mental, víctima del síndrome de abstinencia causado por la toxina Venom. Sin embargo, su gran ambición y perseverancia le impiden darse por vencido y, tras provocar un incidente con un preso, es encerrado en una celda de máxima seguridad durante seis meses. Ese tiempo es empleado en ponerse al mismo nivel físico y mental de antaño, libre ya de la influencia del Veneno. Una vez terminado ese periodo, se enfrenta en prisión a la KGBestia, derrotándolo y proclamándose rey de los presos. Su audacia y determinación le permiten conseguir lo imposible una vez más, y logra escapar vivo de la cárcel con un plan de huida que, en principio, parecía conducirle a una muerte segura. Ahora decide enfrentarse a quienes trafican con el Veneno que tanto le ha hecho sufrir, ocasionando su persecución un encuentro con Batman, esta vez Bruce Wayne ya recuperado, al que insta a no perseguirle más por respeto a su presunta inocencia. Al final de la historia, Bane se decide a emprender la búsqueda de sus orígenes, a averiguar quién es realmente su padre.



 

Podemos ver cómo comienza esa investigación en la miniserie Bane of the Demon, en la que su camino acaba cruzándose con el de Talia, la mismísima hija de R´as Al Guhl. Éste verá en Bane grandes cualidades que no dudará en explotar para convertirlo en un valioso aliado. Sin embargo, el rechazo de Talia hará caer en desgracia a Bane, quien acaba encerrado en una celda acuática que no supondrá un reto demasiado difícil para él, que ha escapado ya de tantas prisiones, reales y figuradas. Una vez más, consigue salir ileso de esta nueva trampa y presentarse desafiante ante R´as, quien queda profundamente impresionado y decide convertirle en su nuevo heredero y, por lo tanto, consorte de Talia, la cual no duda en mostrar su disgusto. R´as hace partícipe a Bane de sus nuevos y diabólicos planes, revelados en la saga Legado, en la cual descubrimos cómo pretende propagar por todo el mundo el virus del Apocalipsis, desastre tras el cual el 90% de la población humana morirá, aliviando la presión demográfica sobre el planeta. De esta manera, R´as se convertirá en el nuevo director del destino de un mundo que podrá moldear a su imagen y semejanza, y del cual Bane y Talia se erigirán como herederos en un futuro próximo. Así, en esta ocasión la ambición de Bane no conocerá límites, planteándose la dominación del mundo entero; objetivo que, no obstante, parece pequeño ante su otro gran anhelo: la verdadera conquista del amor de Talia. Pero el gran murciélago que le oprime en sus sueños se interpone una vez más en sus planes, y Bane no puede resistir ahora ante el Caballero Oscuro, quien le infringe una humillante derrota y acaba perdiéndole en las aguas del puerto de Gotham, donde Bane queda flotando a la deriva sobre un madero.

 




La derrota, aunque contundente, no basta para frenar las ansias de grandeza de Bane, como podemos comprobar en el especial someramente titulado Batman: Bane, de 1997. Tras vagar sin rumbo por el mar, la salvación le llega en forma de una extraña embarcación, que resulta ser un proyecto de una especie de central nuclear móvil. No tardará en hacerse con el control del barco y en trazar un nuevo plan para llevar a Gotham el desastre en forma de catástrofe nuclear. Primero Nightwing, y después Batman y Robin, acuden para intentar evitar la tragedia. Al final, Bane sucumbirá una vez más al ingenio y la fuerza de Batman y sus aliados, pero, como de costumbre, podrá otra vez escapar tras ver frustradas sus intenciones.

 

Poco tiempo después, Gotham City se verá arrasada por un terremoto en la saga Cataclismo, tras la cual la ciudad quedará aislada del resto del país en Tierra de Nadie. Hacia el final de esta saga, somos testigos de la espectacular entrada de Bane en la depauperada urbe, a pesar de los esfuerzos policiales por impedirlo. La nueva situación de Gotham como ciudad sin ley supone para Bane otro entorno opresivo del cual, una vez más,  Sus intenciones no quedan demasiado claras, al perpetrar extrañas acciones que es de suponer que esconden oscuros objetivos. Al final de la historia, Bane se revela como peón de Lex Luthor en las pretensiones de éste de convertirse en el amo de la nueva Gotham reconstruida. En un extravagante enfrentamiento, Bane humilla con una impresionante paliza al mismísimo Joker, en aras de la seguridad de la zona controlada por Luthor. Al servir algunas de sus acciones a los intereses de Batman, Bane se verá beneficiado por la tregua concedida por el Señor de la Noche, que le permitirá salir del país en una buena situación, con todo el dinero ganado junto a Luthor.

 




Bane se lanza ahora a averiguar de una vez por todas la identidad de su padre, y de acuerdo a las revelaciones que un sacerdote jesuita le hizo en Bane of the Demon, podría tratarse de un doctor americano que estuvo en Santa Prisca en contacto con su madre. En la historia “Tabula Rasa”, narrada en Gotham Knights #33-36,  sus investigaciones le llevan a concluir que podría ser el mismísimo Thomas Wayne, lo cual le convertiría en hermano de Batman, a quien Bane acude ahora en son de paz, tratando de aclarar este punto oscuro. Posteriores indagaciones darán como resultado que el doctor Wayne no era en realidad el padre de Bane.

Es en la historia “Veritas Liberat”, en Gotham Knights#47-49, cuando por fin podremos saber con seguridad el nombre del progenitor de Bane, que resulta ser el Rey Serpiente, viejo enemigo del Caballero Oscuro. En el transcurso de un enfrentamiento contra el villano, Bane salva a Batman de la muerte, pero queda herido de extrema gravedad en el proceso. El Señor de la Noche decide salvar su vida mediante un baño en un Pozo de Lázaro, otorgándole la posibilidad de un nuevo comienzo, en lo que supondrá una especie de redención para Bane, quien, posteriormente, jugará un papel destacado en Crisis Infinita.

 

En cuanto a las apariciones del personaje en los medios audiovisuales, ha sido tratado siempre de manera bastante decepcionante. Hemos visto cómo, en los comics, Bane es un gran genio criminal y uno de los mayores desafíos a los que Batman se haya enfrentado nunca. Sin embargo, en otros medios es presentado habitualmente como un simple mercenario sin demasiada inteligencia, sin suponer un reto particularmente difícil para el Señor de la Noche. Esta situación se ve exacerbada en la nefasta película Batman&Robin, donde Joel Schumacher hace gala de su absoluto desprecio por la rica historia y el profundo trasfondo que ofrecen los personajes de Batman. Bane es mostrado como un forzudo sin cerebro, producto únicamente de la inyección en un preso escuálido de la droga Venom, lo que da lugar a una masa de músculos que apenas acierta a pronunciar algunas sílabas; acabando convertido en un monigote en manos de Poison Ivy. Este auténtico atentado artístico contra el personaje se gana la unánime condena de todos los fans, entre otras muchas barbaridades perpetradas por Schumacher en la película.





En la serie de animación de Bruce Timm, Bane es presentado durante la segunda temporada en el episodio homónimo “Bane”. Se muestra aquí una versión aceptable del personaje, aunque su origen es sustancialmente modificado, pasando a ser un mercenario sudamericano contratado por el jefe mafioso Rupert Thorne; con un pequeño guiño al lector de comics en la pelea que mantendrá contra Killer Croc.

Cuando la serie adopta el “new look”, se presentará a Bane con un aspecto más fiero y amenazante, aunque se verá reducido a pequeñas apariciones en las que figura como un comparsa, como en “Over the Edge”, donde podemos verle dentro del futuro alternativo y catastrófico que imagina Batgirl en una pesadilla. Bane aparece brevemente también en la película animada El misterio de Batwoman, en un papel testimonial como peón de la mafia.

 

Como conclusión, hemos de rendir tributo al importante papel que juega este personaje dentro de la historia de Batman, y qué mejor manera de hacerlo que con una frase que el mismísimo R´as Al Guhl le dedica: “Eres, probablemente, el segundo hombre vivo más peligroso. El único que estuvo más cerca de acabar con Batman que yo”.



 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=