-->
   
  CLUB BATMAN SPAIN
  BRUCE WAYNE
 


BRUCE WAYNE, MUCHO MÁS QUE UN ALTER EGO



El primer personaje que se puede ver en el inmortal número 27 de ‘Detective Comics’ no es Batman. Es Bruce Wayne. Es lo mismo, pensarán algunos. Y no, no es del todo cierto. Bruce Wayne es Batman, pero su mundo de ficción no lo sabe, y eso le ha permitido desarrollar una historia propia, aunque desde luego vinculada a la del Señor de la Noche. Habrá coincidencia general en destacar los detalles que permiten identificar a Bruce Wayne: un playboy millonario, de aspecto tan elegante como aparentemente torpe, heredero de la fortuna de Thomas y Martha Wayne, asesinados cuando éste era sólo un niño. Tan mujeriego como altruista, vive con la única compañía de su mayordomo en una mansión a las afueras de Gotham y ayuda al desarrollo de la ciudad a través de su Fundación Wayne. Esa es la base, pero el nombre de Bruce Wayne esconde mucho más que eso.


La primera vez que vemos a Bruce, cuando en mayo de 1939 aparece ese número 27 de ‘Detective Comics’, es ya de adulto (entonces no sabíamos lo importante que sería su infancia para definir al personaje). Bien vestido y fumando en pipa, charla con su amigo el comisario Gordon. Éste le ofrece acompañarle a ver la escena de un asesinato. “Bueno, no tengo nada mejor que hacer”, responde, dando muestras de que, en realidad, es un joven ocioso y sin ocupaciones que en algo tiene que emplear su tiempo. Un misterioso personaje, Batman, resuelve el caso y Gordon se lo cuenta después a su amigo. “Un precioso cuento de hadas, comisario”, le responde Wayne. “Es un buen chico... pero su vida debe ser aburrida... Nada le interesa”, masculla para sí mismo Gordon cuando Bruce se ha marchado. Y en la siguiente viñeta, la última de la historia, descubrimos que Batman y Bruce Wayne son la misma persona.

Según la biografía oficial del Batman original, el que después se ubicó en la Tierra-2 del Universo DC, Bruce Wayne nació en 1915. Nueve años después, en 1924, fue cuando se produjo el acontecimiento que cambió para siempre su vida: la muerte de sus padres. Los lectores tuvieron que esperar un año para saber qué llevó a Bruce a dedicar su vida a perseguir criminales. Un ladrón asalta a los Wayne al salir del cine (entonces no se identifica la película, que en posteriores versiones casi siempre tenía al Zorro como protagonista) y acaba con sus vidas, pero deja al chico con vida, marcado por la tragedia que acaba de presenciar. Unos días después, Bruce jura que vengará a sus padres y luchara para que no se vuelva a producir un asesinato como éste.

En esa primera versión del origen del Caballero Oscuro, publicada en el número 1 de Batman (en la primavera de 1940) sólo se nos cuenta que Bruce, con los años, se convirtió en un científico de primera y que llevó su cuerpo hasta la perfección atlética, además de la profética presencia de un murciélago en su ventana que le mostró el camino a seguir para su cruzada. Para conocer más detalles sobre la vida de Bruce Wayne hubo que esperar varias décadas, pues el interés de los guionistas y de los lectores de entonces estaba centrado en Batman y no en el hombre bajo la máscara. Para entonces, eso sí, ya conocíamos algo del pasado de Thomas Wayne y la existencia de Leslie Thompkins, la asistente social que, como amiga y compañera de trabajo de Thomas, se convirtió en una de las personas que ayudó a criar al joven y huérfano Bruce.

En 1986 se conoció algo más sobre Bruce en el ‘Secret Origins’ dedicado al Señor de la Noche. En sus años universitarios, además de trabajar el desarrollo de su mente, Bruce desarrolló un gusto por el teatro, que en el futuro le servirá para infiltrarse en los bajos fondos de su ciudad oportunamente disfrazado. Es entonces cuando conoce a su primer amor, Julie Madison. Ella sueña con ser actriz y al acabar los estudios se traslada a Nueva York. Él decide volver a su Gotham natal para convertirse en agente de policía. El murciélago en su ventana le hace abandonar esa idea y le empuja a convertirse en algo más, en un símbolo, en Batman. Aunque Bruce y Julie mantuvieron su relación a distancia durante un tiempo, poco después pusieron fin a su historia de amor. Eran los tiempos en los que los cimientos del Universo DC habían cedido con la ‘Crisis en Tierras Infinitas’. Los orígenes de los personajes iban a cambiar y el de Batman no iba a ser una excepción.

Así llegamos al ‘Batman: Año Uno’ de Frank Miller. Al comienzo de esta obra básica para entender el universo de Batman, descubrimos que Bruce Wayne ha pasado doce años fuera de Gotham (resulta particularmente divertido ver cómo una periodista le pregunta por un rumor en concreto: su relación con “la princesa Carolina”), y han transcurrido 18 desde el asesinato de sus padres, un crimen que vemos a través de los recuerdos de Bruce, el momento en el que su vida “dejó de tener sentido”. ¿Qué ha hecho durante ese tiempo? Preparase para su misión. Pero no sabe cómo llevarla a la práctica, le falta algo. Y entonces aparece el murciélago que le inspirará. Bruce recuerda que ese mismo murciélago le asustó de niño.

Tres años después de la publicación de ‘Año Uno’, en 1989, Denny O’Neil escribió una historia, que apareció en la colección ‘Secret Origins’, para relatar los 20 años previos al nacimiento de Batman, una guía para conocer a Bruce Wayne antes de colocarse la capucha. El relato comienza con la caída de Bruce, todavía de niño, a un pozo en los terrenos de la Mansión Wayne. Decenas de murciélagos le asustan (tal y como recuerda en ‘Año Uno’), pero su padre viene a rescatarle. No es ésta la imagen tradicional de Thomas Wayne, bondadoso y comprensivo. Mantiene esas cualidades humanas sin duda, pero es aquí un hombre asustado que recrimina a su hijo su carencia de responsabilidad. Martha intenta calmarle. “Thomas, está asustado”, le dice. “Ya lo creo que debería estarlo. Se podría haber matado. Tiene que aprender”, responde Thomas.

En esta historia se dan más detalles sobre los viajes de Bruce Wayne tras el asesinato de sus padres. Con 14 años, dejó Gotham para formarse en numerosas universidades a lo largo y ancho del planeta, permaneciendo poco tiempo en cada una de ellas. A los 20 años, entró en el programa de entrenamiento del FBI, pero sólo se quedó seis semanas. Después se marchó a Corea en busca de un templo, en busca del maestro Kirigi, con quien estuvo un año aprendiendo técnicas de combate y disciplina. De allí se desplazó a Francia, donde Henri Ducard (un cazador de recompensas creado en la historia ‘Justicia ciega’, escrita por Sam Hamm, guionista del ‘Batman’ dirigido por Tim Burton) le enseña artes menos nobles pero igualmente útiles para su futura lucha contra el crimen. Y culmina en Alaska, donde un chamán le salvó la vida usando un viejo ritual que entronca con la imagen del murciélago.

Julie Madison (interpretada en la película ‘Batman y Robin’ por la modelo Elle McPherson) fue el primer interés romántico de Bruce Wayne, pero ni mucho menos el único que ha tenido durante los 70 años de existencia del personaje. El Batman original, el de Tierra-2, acabó casado con Selina Kyle, Catwoman, en una continuidad que se estableció al margen de los acontecimientos de ‘Crisis en Tierras Infinitas’. Eso sucedió cuando Bruce tenía 40 años. Dos años después, nació Helena, la hija de Bruce y Selina. En esta continuidad, y con 19 años, Helena se convirtió en la Cazadora para vengar el asesinato de su madre. Bruce Wayne, que había dejado casi por completo su actividad como Batman tras el nacimiento de su hija, aparcó definitivamente su carrera contra el crimen tras la trágica muerte de Selina. Sin embargo, volvió a enfundarse el traje del murciélago sólo para encontrar la muerte. Estamos en 1978 y Batman muere a los 63 años de edad.

Por suerte, eso es sólo ficción... incluso dentro del universo de ficción. En el cine, Michelle Pfeiffer explotó la dualidad de estos personajes: como Selina se sentía atraída por Bruce Wayne y como Catwoman por Batman. En el universo anterior a la ‘Crisis’, Bruce y Selina conocen sus respectivas identidades secretas y ella quiere que estén juntos. “El problema es que no podemos mantener una relación haciendo este trabajo”, le responde Batman. Al final será el Joker quien decida por ellos, al capturar a Catwoman y borrarle la memoria para que siga siendo una de las villanas de Gotham y no cambie de bando por Batman. Hay que esperar a comienzos de la actual década para ver a Batman revelándole su identidad secreta a Selina. Eso se produjo durante la saga ‘Silencio’. Lo hace con la intención de que estén juntos, pero no llegan juntos ni al final de esta historia. Como siempre sucede entre Batman y Catwoman, una relación imposible pero que siempre ha estado presente.

La hija de Ra’s Al Ghul, Talia, es para muchos el auténtico amor de la vida de Bruce Wayne, pero un amor igualmente imposible por tener como padre a uno de los grandes enemigos de Batman. Pese a todo, Bruce y Talia tuvieron un hijo en la novela gráfica ‘El hijo del demonio’. Esa historia, en su momento, se consideró fuera de la continuidad, pero años después, concretamente en 2006, el guionista Grant Morrison incorporó al primogénito de Batman a la línea temporal. Talia ha criado a Damian y le ha entrenado con la Liga de Asesinos, por lo que siendo todavía un niño es ya todo un experto en artes marciales. Para cuando Bruce conoce a su hijo biológico, ya ha decidido adoptar a Tim Drake, el tercer Robin. Dick Grayson, el primer Chico Maravilla, también fue acogido como el hijo que Bruce Wayne no había tenido hasta entonces. Los dos son huérfanos a causa de tragedias, como Bruce.

Al margen de Julie y Selina, Bruce ha tenido otros muchos amores. Y de vez en cuando el playboy que finge ser encuentra alguna mujer que de verdad le interesa y por la que sería capaz de replantearse su vida. Una de esas mujeres, una de las más duraderas, ha sido Vicky Vale, una reportera creada en 1948 por Bob Kane y Bill Finger. Catwoman mostró celos de ella en los años 70 y estuvo cerca de acabar con su vida (a pesar de que la ladrona felina, como Batman, también tiene como regla no traspasar el límite del asesinato). En los 90, Vicky resultó herida de bala mientras cubría una historia más sobre delincuencia en Gotham. A raíz de esos hechos, Bruce se planteó seriamente revelarle su identidad secreta y comprometerse con ella, pero desechó la idea al entender que eso pondría en peligro a una mujer que le importa mucho.

Otra mujer que puede presumir de haber sido muy importante para Bruce es Silver St. Cloud, que a pesar del breve periodo de tiempo que apareció en las historias es para muchos un personaje de más calibre que la mayoría de las mujeres que han aparecido en los mitos de Batman. Lo que hace de ella una mujer especial en la vida de Wayne es que descubre su identidad secreta. Silver deja a Bruce, convencida de que si siguiera con él perjudicaría a Batman. Ni siquiera se despide. Años después vivieron un breve reencuentro, pero la relación tampoco cuajó. Kim Basinger interpretó a Vicky Vale en el ‘Batman’ de 1989, pero el guionista Steve Englehart siempre se mostró convencido de que el personaje de la película era clavado a Silver, creación suya.

En diferentes versiones televisivas y cinematográficas se han incluido personajes femeninos que han sido intereses románticos para Bruce. En la versión animada de los 90 se insinúa la relación entre Bruce y Barbara Gordon, que se explica con más detalle en la serie ‘Batman del futuro’, ubicada en un futuro alternativo que nada tiene que ver con el universo de los cómics. Lois Lane se llega a enamorar de Bruce en la serie de ‘Superman’, hasta que descubre que en realidad es el héroe de Gotham y decide poner punto final a esa historia. En la película ‘Batman forever’, Nicole Kidman da vida a Chase Meridian, una psicóloga que llega a Gotham interesada en Batman y que acaba enamorada de Wayne. En ‘Batman begins’ y ‘El Caballero Oscuro’ aparece Rachel Dawes, ayudante del fiscal del distrito interpretada por Katie Holmes. Rachel es amiga de Bruce desde su infancia, el periodo quizá más desconocido en la vida de Bruce.

La saga que más ha profundizado en esos años, relatando acontecimientos y relaciones que nada tengan que ver con el asesinato de Thomas y Martha Wayne es ‘Silencio’. Jeph Loeb a los guiones y Jim Lee en las ilustraciones nos presentan a un amigo de la infancia: Thomas Elliot. Le conocemos como un prestigioso cirujano que ayuda a salvar la vida de Bruce tras una batalla perdida como Batman, y pronto vemos varios flashbacks de los años de su niñez. “Es como si fueran hermanos”, llega a decir de ellos la madre de Bruce, mientras que su padre cree que “al fin ha encontrado a su mejor amigo”. Los padres de Tommy sufren un accidente, Bruce le promete que su padre les salvará la vida, pero sólo su madre sobrevive gracias a las habilidades de Thomas Wayne en el quirófano. Ese incidente es el que lleva a Tommy a convertirse en Silencio y buscar venganza sobre Bruce. Pero no por el recuerdo de sus padres, sino porque él había saboteado el coche de sus padres esperando que murieran y así heredar su fortuna.

Durante las primeras décadas de vida de Batman en el cómic, Bruce Wayne no fue demasiado importante, no se desarrolló demasiado su historia. Era el millonario que de vez en cuando pasaba por allí, que aportaba algún elemento útil para la historia y poco más El foco estaba sobre el héroe, el hombre era sólo la fachada. El aspecto más relevante sobre la vida del millonario del que se solía aportar algún dato nuevo en las historias era su actividad privada, a través de la Fundación Wayne y Empresas Wayne. La primera, creada por Bruce en homenaje a sus padres, era la fachada perfecta para los actos sociales que impidieran relacionar a Bruce con Batman; la segunda, desarrollada por la familia Wayne desde el siglo XVII, incorporaba diferentes divisiones según las necesidades de las historias que se publicaban.

A partir de los 70, y al hilo del desarrollo de su vida amorosa (con Selina Kyle y Silver St. Cloud principalmente), se puso más en interés en Bruce. El millonario, en todo caso, siempre estuvo al servicio del héroe, y en alguna que otra ocasión su vida ha sufrido vuelcos cuando le interesaba a Batman. En los años 70, Batman tuvo que fingir la muerte de Bruce, estrellando un avión en una jungla para enfrentarse al único villano que por entonces conocía su identidad secreta, Ra’s Al Ghul. Poco después escenificó su regreso. Una jugada parecida, aunque mucho más compleja, es lo que se buscó en las sagas ‘Bruce Wayne... ¿asesino?’y ‘Bruce Wayne fugitivo’, que sirvieron para presentar a otras dos mujeres de vital importancia en la vida de Bruce.

La primera de ellas es Sasha Bordeaux, guardaespaldas que Lucius Fox, presidente de Empresas Wayne, impone a Bruce a pesar de que el multimillonario se opone, sabedor de que será un problema para su actividad nocturna de vigilante. Sasha acaba descubriendo que Bruce es en realidad y Batman, por lo que éste decide entrenar a su guardaespaldas para que sea ayudante del Caballero Oscuro. Poco a poco, ella se irá enamorando de él. Y, aunque eso quede mucho más oculto hasta el final de la relación entre ambos, ella de él. Cuando se lo confiesa, ya es tarde y Sasha ya ha iniciado una nueva vida como agente de Checkmate. En esta historia se mezcla otra mujer, Vesper Fairchild, que regresaba a la vida de Bruce tras su primera aparición a comienzos de los 90. Vesper muere de forma violenta y tanto Bruce como Sasha acaban por ello en la cárcel, acusados de asesinato.

La saga, más allá de la relación de Bruce Wayne con las mujeres y con su familia (la que forman Alfred, Barbara Gordon, Dick Grayson y Tim Drake), es todo un análisis de lo que significa el alter ego de Batman. Una vez consigue escaparse de prisión, la estratagema del Caballero Oscuro es hacer que Bruce Wayne huya de Estados Unidos en un jet privado y, ante la sorpresa de los suyos, no hacer nada por limpiar su buen nombre. “Bruce Wayne es una máscara que llevo, que he llevado desde que era niño... pero se ha convertido en un riesgo, así que se acabó”, llega a decir el protector de Gotham. Ante la tozudez de su mentor, Oráculo, Nightwing y Robin, con la ayuda de la nueva Batgirl, serán quienes se pongan manos a la obra para resolver el caso y encontrar al asesino de Vesper. Pero quedaba el problema de convencer a Batman de que Bruce Wayne es una parte imprescindible de su vida.

Será el policía que investigó el asesinato de Thomas y Martha Wayne quien, sin saberlo, haga cambiar a Batman de idea. Así, le pide al Señor de la Noche que investigue ese caso, que consiga cerrarlo ya que él no pudo. “El chico cambió esa noche, pero no se convirtió en asesino. Ayúdale a recuperar su vida, se merece eso como mínimo”, le dice el agente retirado a Batman. Eso hace regresar a Bruce, que convoca a su familia en la Batcueva para pedirles disculpas... a su manera. “Sé que no soy una persona fácil”, les dice antes de disipar por completo las dudas que alguno de ellos hubiera podido tener sobre la inocencia de Bruce en este caso de asesinato. A Vesper la mató David Cain, padre de la nueva Batgirl. Le contrató Lex Luthor para destruir a Bruce Wayne, pero él quiso ampliar sus objetivos y acabar al mismo tiempo con Batman.

Sobra decir que no consiguió ninguna de las dos cosas y que tanto Bruce Wayne como Batman tienen todavía mucho por delante. Bruce seguirá siendo el mismo playboy torpe de siempre, el que con tanto acierto ha reflejado Christian Bale en las dos últimas películas sobre este universo (‘Batman begins’ y ‘El Caballero Oscuro’), y eso le permitirá a Batman seguir trabajando sin que nadie sea capaz de establecer una conexión entre ambos. Bueno, quién sabe si en el futuro una nueva mujer misteriosa descubrirá el secreto mejor guardado en la ciudad de Gotham...

Juan Rodríguez Millán
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=